miércoles, 3 de diciembre de 2008

Con un punzón escarbar la coraza que nos "protege" de la realidad hasta liberar al pájaro virgen de lo espontáneo.

1 comentario:

Cintia dijo...

Me encantó "el pájaro virgen de lo espontáneo".

Good thinking, Tom.