jueves, 4 de diciembre de 2008

Estrategias

La lucha es por mantenerme despierto. La comodidad del sillón y el clima fresco y agradable se ponen del lado del sueño. Tengo todas las de perder, a menos que me alíe con el café.


3 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

Lo bueno de esto es que podés aliarte un rato y después darte por vencido... y es doble placer ;)

carmela dijo...

A mi no me hace no dormir el café.
Lo que logra ese efecto, es el mate, me despabila bocha.

Cintia dijo...

¿Quién ganó?