martes, 11 de noviembre de 2008

comment

Café (con tostadas) dijo...

Una amiga me dijo, una vez, que el miedo es como una mesa. O te escondés abajo y te perdés las cosas buenas o te parás arriba y ves todo mejor...

Esa amiga me cambió la vida!


1 comentario:

como envejece mi campera dijo...

Jaja, es cierto. Y si te subís a la mesa con una pose tan paralelepípeda como esa yo creo que el miedo se queda tan sorprendido que se va silbando bajito.